He hecho un paréntesis en la publicación de entradas en el blog en Diciembre pasado, debido aun viaje que realicé con mi esposa y que duró todo el mes por vacaciones de fin de año.  A continuación les narro un breve resumen de mi viaje.

Después de volar desde Madrid hacia Delhi, llegué muy emocionado por la expectativa de conocer un nuevo país y una nueva cultura.  Ya en el aeropuerto nos recogió nuestro guía.  Al darle la mano me di cuenta de que no estaba muy acostumbrado a tocar la mano de las otras personas en el saludo.  La agencia de viajes que él maneja tiene tours con guías en idioma castellano por toda la India.  Pero como son guías locales, creo que ellos prefieren el saludo con una reverencia y la palabra Namaste.  Ponen sus manos juntas y al agachar la cabeza demuestran su humildad y reconocen con respeto el interior de cada persona.  Recomiendo mucho esta agencia llamada Trinetra Tours por su buena calidad de hoteles y también por su personal amable y bien calificado.

Cuando salimos de Madrid, estaba un poco asustado, ya que el taxista que nos llevó del hotel al aeropuerto de Barajas, nos decía que India era muy sucia y que es muy fácil enfermarse si se toma agua o alimentos en cualquier parte; que no había que tomar agua embotellada en ninguna parte, ni siquiera en un hotel 6 estrellas.  Nos indicaba que llevemos una jarra eléctrica para hervir el agua antes de tomarla.  Pero todos los comentarios sobre la India solo se los debería realizar cuando ya se ha viajado y no hacer caso de los tantos comentarios que se escuchan acerca de este gran país.

Nos subimos a un vehículo en Delhi, que era un Toyota de cuatro puertas con una gran cajuela para las maletas, muy cómodo, para lo que yo me había imaginado cuando planificamos el viaje con mi esposa.

Mis primeras impresiones fueron muy diferentes.  Primero el vehículo con el volante a la derecha y la circulación del lado contrario a lo que es en América.  También vi que en las calles hay mucha basura y que casi no tienen veredas para caminar.  Pero me sorprendí más, cuando pasamos por la calle principal que conduce del aeropuerto al hotel y vi a unos hombres orinando en la calle.

Otra cosa que también me llamó mucho la atención fue el sonido de los carros y motocicletas cuando utilizaban el claxon a cada momento.  Nosotros lo utilizamos muy poco y solamente cuando hay una situación de peligro o riesgo de colisión.  Pero ellos lo utilizan a cada momento como para decir cuidado, estoy aquí o voy a pasar.

Cada país tiene su característica especial en lo que respecta al sonido y en India el ambiente es bastante ruidoso.  El chofer del vehículo que nos transportaba al hotel, nos explicó que para manejar en India se necesita buena vista, buen freno, buen pito y buena suerte.  Hoy creo que es la pura verdad y me doy cuenta que en India todo fluye diferente.  Los habitantes locales cruzan la calle con una naturalidad impresionante, sin apresurar el paso, en medio de los coches y las motocicletas, mientras que para el turista es algo muy riesgoso si no está con el guía alado, porque no estamos todavía acostumbrados al ritmo de este país.

La gente es muy relajada y no se preocupa mucho por lo que le pueda pasar mañana, se deja llevar pore el momento presente y se concentra más en el “aquí” y el “ahora”.

La India es un contraste entre ruido y silencio.  Mucho ruido en las calles y mucho silencio en los templos.  La mayoría de los templos son Hinduístas, pero también hay templos Jainistas y budistas.  Para ingresar a cualquier templo hay que sacarse los zapatos y se puede pisar con medias o estar con los pies descalzos.  En muchos templos no se puede tomar fotografías de los dioses o divinidades.  Pero se siente mucho la devoción de los fieles que rezan y cantan oraciones y mantras a sus dioses.  La religión con más fieles es el hinduísmo con un 80% de fieles, seguido por los musulmanes que son menos numerosos y los jainistas son los terceros en número de fieles.  También hay católicos, pero es muy reducido el número de Iglesias cristianas en La India

El viaje y la energía espiritual es muy especial en este país lleno de contrastes.  Pero su gente es muy amable con el turista y no es muy peligroso viajar a través de todo su territorio.  Pero por el idioma es mejor contratar un tour con una buena agencia y llegar a hoteles en donde se pueda encontrar comida no muy condimentada.  Ya que la comida de India es bastante picante para nuestro gusto occidental.  Les iré contando más de mi viaje en las próximas entradas.