El ruido en la ciudad de Quito

 

Si bien es cierto que antes, hace algunos años, los expendedores de gas doméstico, pitaban a cualquier hora en sus camiones, los que expenden el gas a domicilio, ahora desde muy temprano en la mañana, nos molestan, con su repetitiva canción, que más parece creado para producir ruido y poner de mal genio a las personas, y que no tiene ningún estilo musical definido.  Cuando ellos pasan desde las 6 de la mañana en un día Sábado, sin respetar el sueño de las personas, da ganas de salir a decirles que bajen un poco el volumen de sus bocinas.

 

Parece que el Municipio de Quito no hace nada para controlar la contaminación por ruido y no les pone horarios a estos comerciantes, para que puedan salir a anunciar su producto a horas adecuadas.  Podrían por ejemplo, variar el horario, para circular con esta bulla, por lo menos pasadas las 8 de la mañana, que ya es una hora en la que casi todos estamos despiertos.  El Alcalde de Quito no ha hecho nada por mejorar estos parámetros de ruido, que en otras ciudades del mundo ya han sido controladas más eficientemente.

 

El respeto a las otras personas es un  elemento fundamental en la convivencia de los pueblos, pero en nuestro Ecuador no se practica esta premisa y siempre el que más hace bulla, es el más valorado.  Al igual que en las ventas callejeras de frutas y de la gente que limpia parabrisas en los semáforos, no tienen mayor control.  Esto da a nuestra ciudad un aspecto de inseguridad y desorden.

 

No es cierto que nuestra ciudad ya está libres de personas que piden limosna.  Ahora muchos de ellos son de Venezuela, Cuba o  Jamaica, que se han sumado a los ecuatorianos que ya realizaban esta actividad.  Las ventas ambulantes continúan con más intensidad en cada semáforo, la oferta de refrescos, helados y otros alimentos en cada esquina no ha parado.

 

En los últimos meses del año,  en que los que el ritmo de la ciudad crece, el comercio en general y las ventas callejeras se multiplican.  En esta época, las ventas navideñas comienzan y el tránsito de la ciudad se incrementa y es la mejor época,  para que florezcan las ventas ambulantes y que se multiplique el ruido en las principales calles de la ciudad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: