Distante

A veces mi cielo, te siento tan distante,

En cada anochecer que tu estás tan ausente,

Espero a que regrese de nuevo la mañana,

Y me hundo en el silencio donde empiezo a extrañarte.

 

Tienes otros detalles que tanto me apasionan,

Esa bella sonrisa,

La que pone en tus ojos un brillo alucinante.

 

Eres como la brisa que va al compás del viento ,

A veces taciturna y otras veces afable,

Como flor fresca y pura, como un ángel radiante,

Que invade nuestro espacio,

Con su amor delirante.

 

Eres como un preludio con claros y bemoles,

cada compás renueva de acordes nuestro idilio,

Cuando estás tan callada,

parece que ya nunca volveré a enamorarte,

y tu luz tan brillante,

se apaga con la luna de esa noche inquietante.

 

Cuando vuelvo a encontrarte,

vuelves a ser mi esposa, mi adicción silenciosa,

Y al compás de una nube de ausencia pasajera,

yo espero a que regreses como la mar en calma,

que regresa a la arena,

después de haber callado en esa larga espera…

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: