Poemas de la adolescencia.

Estuve revisando algunas notas y cuadernos que guardo desde que tenía 13 años y me encontré con algunos poemas que los había guardado. Los que fueron escritos en una máquina de escribir antigua con los títulos en color rojo, ya que la cinta de la máquina era de dos colores. He escogido un poema que me ha recordado esos tiempos, due como encontrarme con una cápsula del tiempo, después de que ya han pasado mas de cuarenta años de lo que comencé a escribir poemas.

Febril Encuentro. 

Los expresivos ojos de esa niña,
me animaron a pedirle una mirada,
yo me colé a hurtadillas, cuando sus ojos verdes,
sin expresar palabras, quiso a la vez mirarme.

La primera palabra que expresaba su boca. 
sonaba cristalina y a la vez alegre,
con la sonrisa tenue, que perfilaba al verme, 
y algún sonido tenue que alternó mi silencio.

Cuando sus labios finos me suplicaban besos,
un beso apasionado que emergió de la nada,
algo cambió en mi mundo, pues al sentirme amado,
me pareció que le cielo se llenaba de estrellas.

La ilusión de ser grande comenzó aquel Enero,
y entonces los latidos destellaban mi pecho,
cuando esa inmensa llama de aquel amor intenso,
me incendiaba en silencio al recordar de nuevo.

Después deseaba siempre que pasara ya el tiempo,
para poder mirarla y encenderme en silencio,
esa pasión oculta que despertó en mi pecho,
para probar las mieles de aquel amor sincero.

Tenía nuevamente que esperar un domingo,
para al salir de misa, intentar rescatarla,
cuando entre las miradas, por las primeras bancas,
la veía tan bella con su vestido blanco.

Categorías