Ecuador. Un país de fantasía y un experimento de control social.

  • Publicado el
  • Publicado en Viajes

captura-de-pantalla-2017-01-11-21-55-23

Se han preguntado porqué hay tantas personas que a pesar de los actos de corrupción y de los escándalos descubiertos votaron por el mismo partido gobernante?.  Qué nos ha pasado a los ecuatorianos que creemos que ya no nos merecemos otro tipo de gobierno?

Hemos sido víctimas de una propaganda sistemática por medio de las sabatinas y de los medios de comunicación oficiales, en los que constan varios canales de televisión y emisoras de radio, las que fueron incautadas por este gobierno y nunca fueron devueltas al sector privado.  Esta es una nueva forma de lavado de cerebro y un sistema de control social con un método completo y estudiado para influenciar a la población más vulnerable, especialmente a las personas que viven en ciudades pequeñas, en donde no llega ningún canal de televisión privado y donde se sintonizan contadas emisoras de radio . Ahora quieren confiscar una buena frecuencia de radio a ciertas emisoras como radio Visión dirigida por Diego Oquendo y entregarla a una Iglesia protestante.

Las ciudades pequeñas no están gozando de vías de primera clase como se vanagloria este gobierno.  Esto lo pueden constatar los médicos que van a realizar la rural en algunas poblaciones alejadas.  Donde sus habitantes están totalmente convencidos de que en todos los hospitales están bien abastecidos de medicinas y que tenemos un sistema de salud envidiable.  Pero la cruel realidad es otra, que no tienen ni lo necesario para tratar una emergencia.  En dichos hospitales lo único que existen son médicos practicantes con casi ninguna experiencia.  No existe ningún médico especialista, solamente los estudiantes de medicina que están realizando su pasantia para poder graduarse.  Lo único que pueden entregar a sus pacientes es paracetamol, el que calma el dolor pero no cura ninguna enfermedad.   Sus habitantes creen en ciertas ocasiones que los médicos ocultan las medicinas, pero lo cierto es que no hay abastecimiento de medicina en los Hospitales Públicos.  No se dan cuenta que ellos están desprotegidos, cual conejillos de indias y para enfrentar alguna enfermedad grave, tienen que ser trasladados a las ciudades cercanas para poder ser tratados y casi siempre obtienen cita para después de varios meses, cuando ya puede ser demasiado tarde para recuperar la salud.  Que tal una emergencia grave como una apendicitis y que no puede ser tratada inmediatamente por falta de cirujanos?

Lo que nos quieren hacer creer es una cosa y la realidad es otra.  El atraco al país es inmenso.  No se habla de millones sino de miles de millones de dólares y las rentas por el petróleo son casi inexistentes.  Ya que una gran parte del oro negro ya fue vendido anticipadamente a la China y los costos de producción hoy son mucho mayores que los precios de venta actual del crudo.

Vivimos en una nube a costa de contratar más y más deuda.  Cada vez se despilfarran a manos llenas los impuestos que pagamos los contribuyentes.  Somos un país que vive de fantasías creadas por un aparato represivo y autoritario que distorsiona nuestra realidad.  No se dan cuenta que las deudas que se contrae tarde o temprano se las tiene que pagar.  Y el porcentaje de interés que Ecuador paga, es mucho más alto que el interés promedio de otros países de Sudamérica.

Han fracasado muchos planes como el de las cocinas de inducción, el cual era el pretexto perfecto para subir el costo del cilindro de gas y que quisieron lograrlo sin cambiar siquiera los transformadores que en algunos barrios no abastecen de luz ni para enfriar la refrigeradora.  Y así han fracasado entre tantos otros proyectos como la Refinería del Pacífico y el proyecto de la explotación del Yasuní, el cual ya no es viable por el bajo precio del petróleo.  Y somos tan ingenuos que seguimos creyendo en las buenas obras del actual gobierno solamente porque ha re pavimentado y ampliado las carreteras que ya existían.  Somos un pueblo inocente y confiado en manos de un partido que ha estudiado detenidamente la psicología social y la dominación de las masas, con la ayuda de una propaganda continua; tratan de lavarnos el cerebro y tienen mucha más influencia sobre la gente más pobre y más ignorante.  No podemos vivir a base de subsidios y de bonos.  Ya no es el Ecuador el paraíso que era al inicio de esta revolución ciudadana.  No hemos dejado de ser parte del tercer mundo y tampoco podemos cambiar ni una pequeña parte de la matriz productiva; tampoco hemos cambiado la matriz energética.  Nunca podremos lograr cambiar nuestro país sin el apoyo y el trabajo del sector privado y de todos los ecuatorianos.  El Estado no es el Dios omnipotente.  Ya no puede ser más el creador de más empleo.   Los Ministerios y Entidades Estatales están cada vez más llenas de personal burocrático y con mucho menos presupuesto.  Se han creado en estos 10 años tantos nuevos Ministerios y dependencias del Gobierno.  Y en Quito se está construyendo un nuevo elefante blanco más en el sector de Iñaquito, para albergar a la creciente cantidad de Ministerios y dependencias que ha ampliado el Estado.  Habría que comenzar a desmontar algunas Instituciones Públicas luego de la derrota de Alianza País que ya se  acerca.

Somos un país que vive un sueño de fantasía creada por el azar o somos un experimento social y el resultado de una receta importada: «El leninismo 3.0 o socialismo del siglo XXI».   La ideología marxista disfrazada, la que analiza los nichos de mercado, donde existe descontento y con un buen plan de marketing trata de conquistar a este sector de la población.  Esta corriente tiene entre sus mejores exponentes al partido español Podemos que lo lidera Pablo Iglesias.  Esta receta mediática de brillante oratoria y discursos en contra de los viejos partidos y el anti sistema, podría rendir sus frutos en las próximas elecciones, para tratar de perpetuarse en el poder.

Creo que en nuestro país si hay una mayoría de seres humanos que tenemos mucha dignidad, y que Ecuador es tierra de emprendedores y personas trabajadoras, que lo que necesitamos es el trabajo e intachables y éticos gobernantes, para así lograr salir adelante. Con la ayuda de todos estos brillantes ciudadanos ecuatorianos, vamos a derrotar a este gobierno. que cada vez se está hundiendo más en el propio lodo de su inmoralidad y corrupción.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tema BCF de aThemeArt - Funciona gracias a Powered by WordPress.com.
VOLVER ARRIBA
A %d blogueros les gusta esto: