El proyecto de aumento de los impuestos sobre las herencias y el impuesto a la plusvalía

2015-05-05 13.46.42

El impuesto que el gobierno desea incrementar en el Ecuador y que estaba como urgente en la Asamblea Nacional, fue retirado temporalmente por el Ejecutivo. Pero ahora nuevamente el Ejecutivo ha retomado este proyecto de ley.   El Ecuador tiene su mayoría pequeñas y medianas Empresas familiares y se han mantenido a través de los años de generación en generación.  Si estas familias tienen propiedades o negocios y han invertido confiando en la estabilidad económica del país, hay siempre un deseo generalizado de que ellos puedan dejar que su negocio tenga continuidad con sus herederos.

Esto afectaría también a las parejas o personas que no tienen hijos, los cuales tienen propiedades e inversiones en nuestro país.  Ya que según la ley que plantean, se consideran herederos directos solamente a los hijos y a los padres de los que dejan una herencia. Entre las personas que no tienen descendencia, muchos son Empresarios y Ejecutivos.  Ellos tienen un alto nivel económico y una gran capacidad de ahorro, debido a que no tienen gastos en educación y otros gastos derivados de las cargas familiares.

Los hermanos y sobrinos constan como herederos indirectos.  Por lo que los impuestos se incrementarían de una gran manera del tope de actual que no sobrepasa el 30%, hasta llegar a un 75% que promulgaeste proyecto. Es bueno trabajar para que herede la familia,  en la que se incluyen los hermanos y sobrinos, pero no para que del fruto de este trabajo se beneficie casi totalmente el Estado.  El pariente más gordo y haragán que siempre quiere ser familiar de todos los ciudadanos, en especial de los más ricos y los más trabajadores  Este dinero no sería para redistribución de la riqueza, ni va a llegar en forma de bonos a los pobres, sino que las 2/3 partes serían para las arcas fiscales y 1/3 parte para el  gasto corriente del Presupuesto General del Estado, para pagar los sueldos de sus funcionarios y otros gastos corrientes.

Este proyecto desincentivaría totalmente los deseos de progreso económico y de realizar nuevas inversiones económicas por parte de las Empresas Familiares, especialmente en el sector de los bienes raíces, ya que mientras más dinero produce el contribuyente y mientras más propiedades posee, el impuesto aumenta progresivamente.

La argucia de este proyecto son las excepciones que contempla.  Ya no serían exentas las personas de la tercera edad, ni las Fundaciones; tampoco las Universidades, los Partidos Políticos, ni las Instituciones de ayuda como la Junta de Beneficencia de Guayaquil.  Si uno quiere donar los bienes a dichas instituciones estarían gravadas todas estas donaciones con un altísimo impuesto.

Lo que hay que plantearse es si es que vale la pena seguir trabajando e invirtiendo en el país.  O tal vez sea mejor gastar el dinero y disfrutar tempranamente de los ahorros generados durante los años de trabajo. También queda la opción de invertir en otro país pagando el 5% del impuesto a la salida de divisas y trasladar las Propiedades o Empresas a otros lugares en donde este impuesto no sea tan alto.  Hay países vecinos que no tienen estos impuestos y podrían migrar muchos capitales.

Por este tipo de leyes que cada vez acorralan más al contribuyente, hay personas que se llevan su dinero afuera, especialmente a Estados Unidos, en donde se puede comprar propiedades en las que se obtienen mejores beneficios, más plusvalía y mayores ingresos en valores de arrendamiento.  Así como mayor seguridad jurídica para proteger los bienes e inversiones.  En otros países no se cambian las reglas según el mandatario que esté de turno, como sucede en nuestro país, especialmente cuando tenemos gobiernos populistas que nos promueven una absurda ideología socialista, pero que viven como acaudalados capitalistas.

Pero ahora nuevamente el ejecutivo está empecinado en aprobar este proyecto pues tiene toda la mayoría de la asamblea como su séquito.

Ojalá se archiven definitivamente estas medidas que alarman al inversionista nacional y extranjero, así se generaría un mejor ambiente en nuestro país.  Especialmente por parte de las familias ecuatorianas que tradicionalmente habían invertido en el Sector Inmobiliario, como un medio para tener un mejor sustento en la vejez.  Ya que es muy cierto que en la tercera edad se puede vivir un poco mejor, si se perciben ingresos por arrendamientos o inversiones en nuestro país.

El sector inmobiliario ya ha sido muy golpeado recientemente en Ecuador, pues soporta una crisis desde el incremento del precio de los materiales de construcción importados hasta en un 45%, que es el resultado de las medidas económicas que fueron tomadas y que continuarán por lo menos un año más, como lo ha aprobado  el mandatario Correa.  Esta tasa va a prolongarse por lo menos 12.meses más, desde la fecha en la que se suponía que iban a terminar.  Pero el Gobierno nunca nos ha hablado que también bajaron los costos de los derivados del petróleo a nivel internacional y que ya no existe un subsidio muy grande a los combustibles. Hoy en Estados Unidos el galón de gasolina está en menos de tres dólares.

Otro impuesto que no es nada popular entre la gente de nuestro país es el impuesto a la plusvalía.  Puesto que el Gobierno cree que el inversionista merece tener una ganancia «razonable» y que debe estar a nivel del porcentaje de inflación, que al momento es inferior al 6% anual.  Si alguien compra un terreno o casa y lo vuelve a vender en 1 año, al obtener una ganancia mayor a $.8500,00, tiene que compartir la ganancia con el Estado en un injusto porcentaje de 75% para el Estado y 25% para el inversionista. No tiene en cuenta que una gran mayoría de las personas que compran bienes raíces usualmente se endeudan para realizar estas inversiones y el costo financiero es muy alto cuando se realiza préstamos en Bancos o Instituciones financieras.  Esto desalienta la inversión en terrenos y casas. las que actualmente son buena fuente de inversión y con esto se podría desatar una gran crisis en el mercado inmobiliario.  Las personas que compraban departamentos en planos a las Constructoras ya no invierten en propiedades en el país debido a la incertidumbre generada.

Ahora que los Ministerios se han multiplicado y hasta tenemos un nuevo «Ministerio del buen vivir» el que a pesar  del terremoto el gobierno no quiere suprimir.  Por favor déjen trabajar tranquilo al sector privado para poder progresar, generar riqueza y sacar adelante a nuestro país.

Artículo anterior

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tema BCF de aThemeArt - Funciona gracias a Powered by WordPress.com.
VOLVER ARRIBA
A %d blogueros les gusta esto: